Sensor de flotador magnetostrictivo

La capacidad de medir niveles con exactitud es esencial en diversos tipos de industria, desde la farmacéutica, pasando por la alimentaria y de las bebidas, hasta la industria petroquímica. La producción continua —veinticuatro horas al día, siete días a la semana— se basa en una cuidadosa vigilancia de los niveles de materias primas en depósitos de proceso, tuberías y otros recipientes de las instalaciones. No todos los procesos son iguales, por lo tanto, la medición exacta del nivel de líquido requiere diferentes métodos. Se conocen más de una docena de tecnologías de medición de niveles de líquidos, pero las tecnologías basadas en flotadores —incluidos los indicadores magnéticos de nivel y los sensores de nivel magnetoestrictivos—, los ultrasonidos y el radar son los métodos más comúnmente empleados hoy en día en las aplicaciones industriales.

La medida de nivel de un líquido en un medio bifásico —líquidos que generan espuma debido a la agitación que requiere en el proceso productivo o debido al propio proceso— plantea problemas tanto a los métodos ultrasónicos como al radar de ondas guiadas, a causa de la divergencia de las ondas emitidas, que hace difícil conseguir una medida exacta de la interfaz en la que termina la espuma y comienza el líquido. Las tecnologías de flotador magnetoestrictivo, en cambio, funcionan tomando como referencia un flotador fijado a un vástago, y proporcionan lecturas fiables y exactas de los niveles de los líquidos, incluso en medios espumosos.

Medición en procesos bifásicos con formación de espuma

Las tecnologías de medida de nivel por flotador requieren conocer la densidad del fluido que se vaya a medir; a partir del peso específico se puede definir adecuadamente el flotador adecuado al líquido para un instrumento concreto; la espuma no supone problema alguno, dado que el flotador se hundirá en la misma pero flotará en el líquido. Los sensores de nivel basados en el principio magnetoestrictivo de alta resolución se emplean para medir niveles en líquidos mediante la determinación de la posición de un flotador magnético.

El proceso de medida se inicia mediante un impulso de corriente que genera un campo magnético axial a lo largo de un hilo magnetoestrictivo; el flotador contiene imanes permanentes, y cuando el impulso alcanza el flotador, los dos campos magnéticos interactúan y se genera un esfuerzo de torsión sobre el hilo; midiendo el tiempo transcurrido entre el envío del impulso de corriente y la recepción de la onda torsional se puede calcular la posición del flotador con un elevado grado de certeza.

Cabe tener en cuenta que la capacidad de algunos sistemas de radar de ondas guiadas para medir niveles de líquidos con espuma va en aumento, pero tienden a ser más costosos y están sujetos a más limitaciones (relacionadas con la geometría de los recipientes) que los sistemas de medición de nivel por flotador magnetoestrictivo. ¡No permita que un poco de espuma interfiera con la exactitud de su instrumentación de proceso! Con un sensor de nivel magnetoestrictivo fiable fabricado por WIKA, Ud. obtendrá una medida de nivel exacta y repetible con independencia del espesor de las interfaces de los sistemas bifásicos.  



Dejar una Respuesta