La automatización aumenta la seguridad de los procesos de fabricación estériles y elimina la posibilidad de errores a la realización manual de tareas de control rutinarias. Lo mismo se puede decir de los procesos de limpieza y esterilización aguas arriba y aguas abajo. Por ello, incluso las tareas de monitorización de presión más sencillas se confían a la electrónica: un presostato resulta la solución más conveniente.

Presostatos para el control de agua ultrapura o aire estéril

El control de llenado de agua ultrapura o aire estéril representa un ejemplo clásico de una tarea de conmutación sencilla de los grupos de suministro. En estas aplicaciones se utilizan presostatos electrónicos, no solamente debido a criterios metrológicos, sino también por motivos de eficiencia: el control de la planta, sea por PLC o relés, resulta más económico empleando dichos elementos descentralizados. A partir de estos factores determinantes —fiabilidad y rentabilidad— se determina el perfil requerido para los presostatos: deben ser robustos y capaces de soportar los entornos industriales más agresivos; las tareas de puesta en marcha, mantenimiento y conservación deben ser sencillas y rápidas de cara a evitar periodos de inactividad de la planta o, por lo menos, reducirlos a un mínimo.

En dichas aplicaciones, los presostatos electrónicos dotados de salida conmutada por transistor y pantalla digital han demostrado ser especialmente indicados. En estos casos suele ser necesario monitorizar un valor límite, alto o bajo, de presión o nivel, por ejemplo; una entrada digital binaria resulta suficiente para conectar al control de los equipos; asimismo, la pantalla digital constituye un componente valioso durante la puesta en marcha y el mantenimiento al permitir verificar el valor medido directa y cómodamente en campo, en el mismo sistema.

Modelo de conmutador simple con amplia flexibilidad

Presostato WIKA

Las aplicaciones habituales en procesos estériles requieren de los presostatos múltiples rangos de medida, hasta 25 bar, con valores relativos, absolutos y de vacío. Si se requiere continuar midiendo una vez cruzado el punto de conmutación, será necesario disponer de un instrumento con una salida analógica adicional (hasta 20 mA). Para satisfacer todos los requisitos, se pueden crear multitud de configuraciones a partir de un único modelo de presostato; el modelo PSA 31 de Wika, por ejemplo, ofrece en su diseño estándar unos dos millones de combinaciones en total, contando las posibilidades de conexión al proceso, los rangos de medida y las señales de salida.

Presostatos de operación sencilla y buena legibilidad

El sistema de tres teclas y la pantalla alfanumérica del modelo PSA 31 garantizan una navegación ágil e intuitiva por los menús sin necesidad de ayudas adicionales; dichas teclas, por su disposición ergonómica y tamaño, facilitan una operación sencilla del presostato y proporcionan una respuesta táctil clara al operador. Este presostato utiliza una pantalla de 14 segmentos; su alta resolución aumenta notablemente la legibilidad de los parámetros durante su lectura y     programación y minimiza la posibilidad de cometer errores; la pantalla se puede orientar en todo momento de cara al operador, y la conexión M12 del presostato se puede también alinear según el cableado de la planta. Existe asimismo una versión de pantalla opcional que puede girar 180°. La legibilidad de la pantalla queda aumentada por su ángulo inclinado, y el empleo de tecnología LED proporciona un amplio ángulo de visión.

Artículos similares: Presostatos mecánicos y electrónicos – funcionamiento y aplicaciones, La indicación en presostatos electrónicos, Cómo funciona un presostato electromagnético,


Autor: Joachim Zipp, Global Market Segment Manager, Food and Pharma, Wika Alexander Wiegand SE & Co. KG, Klingenberg/Alemania



Dejar una Respuesta