Sistemas de instrumentación con separadores especiales para aplicar manómetros y transmisores de presión en medios agresivos, viscosos o calientes
La combinación de separadores  y manómetros o transmisores de presión permite aplicaciones para medios agresivos,  viscosos o de altas temperaturas. Estos separadores se fabrican con una gran variedad de materiales para el área en contacto con el fluido que requieren una cuidadosa selección para asegurar una óptima adaptación a la aplicación y una larga vida útil. El motivo principal de aplicar separadores consiste en la protección del elemento sensible del manómetro o transmisor de presión contra la corrosión o daños causados por medios corrosivos, agresivos o calientes. Medios viscosos a su vez provocan una obturación del muelle de un manómetro mecánico.

Como funciona un sello separador
Un sistema de instrumentación con separador consiste en un instrumento de medición de presión montado a un separador y un líquido de transmisión. La membrana está sometida a la presión de medir cuya deformación es una función de la presión captada y que se transmite de manera hidráulica a un manómetro, transmisor de presión o a un presostato. A menudo se acopla también una torre de refrigeración para eliminar o minimizar los efectos de temperaturas elevadas. Así se consigue una medición fiable de la presión.

Formas constructivas de separadores de membrana
Un separador de membrana consiste básicamente en una brida con dimensiones de conexión adaptadas a contrabridas normalizadas. En el centro de la brida del separador se encuentra la membrana con unión sellada aflorante. Otra variante es el separador de membrana tipo célula que consiste en un disco cilíndrico con diámetro adaptado para unir la junta con la contrabrida normalizada. Una tercera versión constructiva es el separador tubular con la membrana montada en el extremo del tubo. Esta versión es óptima para depósitos de gran grosor y/o tanques y tubería con aislamiento.

Con esta versión se consigue una posición de la membrana a ras de la pared interior del tanque o tubería. La especificación requiere la indicación de muchos detalles, sobre todo la normativa aplicada para la definición de la conexión. En Europa predominan las bridas EN, mientras en otras regiones se aplican las normativas ASME o API. Asimismo se suele utilizar en Europa habitualmente las bridas con juntas tipo “B1” con superficie corrugada o “B2” con superficie lisa.

Otros sellados para aplicaciones específicas son ejecuciones con ranura o lisa. Otra característica importante a definir son la presión nominal y el material de los componentes en contacto con el medio. Cabe la posibilidad de fabricar un separador con componentes de distintos materiales.

¿Cuales son los materiales adecuados?
La membrana y la brida de conexión forman parte del sistema que entran en contacto con el medio. Por lo tanto el sistema debe cumplir una serie de determinados requisitos para resistir los efectos causados por fluidos corrosivos o elevadas temperaturas. Cómo estándar se fabrican los separadores sobre todo con aceros CrNi. Habitualmente se aplica material tipo 316L o 1.4404/1.4435 para la membrana y la parte superior de la membrana. Para aplicaciones en condiciones muy adversas se dispone de una amplia gama de materiales resistentes contra una serie de agentes químicos.

Separador con membrana en Tantalo

Separador con membrana en Tantalo

Membranas en materiales especiales
El usuario puede escoger entre más de 20 materiales especiales. Los mas utilizados para separadores en aplicaciones químicas y petroquímicas siguen siendo Tantal o aleaciones de niquel com Alloy C276 o Monel 400. • Hastelloy C22, C276; Las aleaciones se aplican en la industria de procesos o en la maquinaria química y ofrecen una buena y muy buena resistencia contra la corrosión, originada por ejemplo por ácido mineral de elevadas temperaturas, disolventes, cloro, ácido fórmico, ácido acético, agua del mar y soluciones salinas.

Tántalo: Este material destaca por su excelente resistencia contra la corrosión, comparable con vidrio ó platino. El Tántalo es resistente a la mayoría de los materiales orgánicos e inorgánicos. La elevada resistencia contra la corrosión, provocada por numerosos medios, se debe a una lámina en la superficie de pentóxido de Tántalo. •Monel Alloy 400: Este material es resistente contra ácidos orgánicos y anorgánicos, ácidos alcalinos en una gran variedad de condiciones de servicio. Este material es adecuado para condiciones reductoras más bien que condiciones oxidantes y se usa sobre todo en aplicaciones marítimas y petroquímicas.


Autora: Jennifer Breunig, Productmanager sistemas de separadores en WIKA Alexander Wiegand SE & Co KG www.wika.es



Dejar una Respuesta