Sonda de temperatura WIKA

Los separadores tubulares con conexión DIN 11864 permiten la incorporación de la instrumentación en tubería según estándares higiénicos. Los instrumentos incluyen todos los tipos y variantes, desde manómetros mecánicos hasta transmisores de proceso inteligentes. Los procesos en la industria alimentaria y farmacéutica tienen que realizarse de manera estéril para prevenir una contaminación con microorganismos.  Para ello los usuarios deben limpiar con profundidad las instalaciones de producción entre los lotes. Las modernas instalaciones disponen de componentes de fácil acceso con conexiones especiales según las reglas del “Hygienic Design” para efectuar una profunda limpieza tipo CIP (Clean in Place) sin desmontar ninguna pieza.

Conexiones higiénicas

Las conexiones higiénicas, adecuadas para procesos CIP se caracterizan por una junta con tensión previa determinada mediante un tope metálico y centrado por una guía cilíndrica.  Además están selladas herméticamente al tubo y dejan espacio para la expansión térmica.  Las conexiones según DIN 11 851 (habitual en la industria láctea) y DIN 32676 (Clamp) son diseños especiales para facilitar al máximo su desmontaje. La DIN 11864 es un desarrollo especial del comité de equipos para productos de alimentación basado en las recomendaciones del EHED-Subgroup-Pipe-Couplings. Las conexiones higiénicas según DIN 11 864 para aplicaciones asépticas químicas y farmacéuticas consisten en tres piezas: unión roscada aséptica para tubos, unión aséptica por brida y unión aséptica por abrazadera. La conexión se efectúa mediante dos componentes complementarios, por ejemplo racor macho y racor hembra. separador_WIKA_1

La medición de presión con separadores tubulares

La medición de la presión es un factor vital para numerosas tareas de control en procesos higiénicos ya que es un parámetro esencial que indica reacciones químicas o bioquímicas. El grado de suciedad de filtros, por ejemplo, se detecta mediante la medición de la presión diferencial en las ubicaciones adecuadas de la tubería y la velocidad de llenado en la fase final del proceso de producción, se optimiza mediante la presión del medio. Hoy en día se aplican transmisores electrónicos de presión que suministran la señal eléctrica para el banco de control.

Los separadores tubulares permiten un montaje con óptimas características para facilitar la limpieza. Los separadores tubulares son la solución idónea para medios fluyentes de baja viscosidad.  Esta variante consiste en un encamisado cilíndrico con una membrana de pared delgada soldada en su interior. Esta membrana separa el fluido de un líquido de transmisión, conforme a la FDA en en el espacio entre membrana e instrumento.  La presión del medio actúa sobre la membrana flexible que traslada su deformación mediante el líquido de transmisión hacia el elemento sensible del transmisor de presión para procesar la señal de salida eléctrica proporcional a la variación de la presión.

Cámara de medición autolimpieza

La incorporación completa del separador tubular previene la generación de turbulencias perturbadoras, cantos o espacios muertos. El fluido puede pasar sin obstáculos y simultáneamente efectúa además una autolimpieza de la cámara de medición.  Con una conexión de fácil limpieza de las conexiones DIN 11 864 se minimiza los peligros en las transiciones entre tubo e instrumento. La EHEDG certifica el buen funcionamiento y los excelentes resultados en aplicaciones higiénicas con limpiezas CIP. Artículos similares: La medición de nivel con sistemas de flotadores en procesos estériles, Separadores con motorización de rotura de membrana para la industria farmacéutica, El uso de separadores para proteger los elementos sensibles de un instrumento  


Autores: Jennifer Breunig Productmanager sistemas de separadores, Joachim Zipp,Segment manager instrumentación higiénica, Alexander Wiegand SE & Co. KG  



Dejar una Respuesta